poolconcept logo

Piscina de Hormigón: Los beneficios que tiene a largo plazo

Las piscinas construidas en hormigón tienen más capacidad de personalización y además pueden realizarse a la medida del espacio. Con formas personalizadas y con mejor conservación a largo plazo

Una piscina de hormigón no sólo es un lujo añadido a una propiedad, sino que también ofrece numerosos beneficios a largo plazo. Desde beneficios para la inversión hasta ventajas para la salud mental. Una piscina de hormigón puede proporcionar un importante retorno de la inversión al tiempo que mejora la calidad de vida en general. 

Además, la posibilidad de integrar accesorios como cascadas, iluminación y sistemas de calefacción puede mejorar aún más la experiencia de la piscina. En este artículo, exploraremos las diversas ventajas de una piscina de hormigón, como la rentabilidad de la inversión, la protección del mercado y las ventajas para los empleados, entre otras. Acompáñanos mientras nos sumergimos en las numerosas ventajas de poseer una piscina de hormigón.

Tipos de piscinas de obra

Cuando se trata de construir una piscina, la piscina de obra es una opción popular. Hay varios tipos entre los que elegir, cada uno con sus propias ventajas. 

Las piscinas de obra tradicionales se construyen con hormigón armado, lo que permite un diseño muy personalizable de cualquier forma o tamaño. Alternativamente, las piscinas de hormigón proyectado se crean rociando una mezcla de cemento, arena y agua sobre un armazón reforzado con acero. Son especialmente conocidas por su resistencia y durabilidad. También hay piscinas prefabricadas de hormigón, que se construyen fuera de la obra y luego se transportan para su instalación; pero esta última función es la más desaconsejada.

El acabado de la piscina es otro factor importante a tener en cuenta. Opciones como los porcelánicos, el yeso o los acabados en piedra tienen todas sus pros y sus contras. Los porcelánicos ofrecen durabilidad y longevidad, pero son caros y difíciles de limpiar. El acabado enyesado es rentable y está disponible en muchos colores, pero puede requerir un mantenimiento muy frecuente. Los acabados con textura pedregosa ofrecen un aspecto natural y una superficie antideslizante, aunque pueden resultar ásperos para los pies descalzos.

Por último, hay muchas características y accesorios que pueden añadirse a una piscina de hormigón. Se puede incorporar un spa para una experiencia relajante y terapéutica. Los elementos acuáticos, como fuentes o cascadas, aportan interés visual y el relajante sonido del agua fluyendo. La iluminación, como la de LED o fibra óptica, puede crear una atmósfera encantadora. Pueden añadirse elementos adicionales como trampolines, toboganes o escalones para mayor comodidad y diversión. Tener todo esto en cuenta puede contribuir al valor global y al disfrute de la piscina.

Ventajas de la inversión en piscinas de hormigón

Invertir en una piscina de hormigón ofrece un sinfín de ventajas. Entre ellas podemos encontrar:

Desde el punto de vista financiero, una compra de este tipo puede repercutir a largo plazo en el valor de la propiedad, además de proporcionar un rendimiento duradero de la inversión inicial. Además, la personalización es una opción, que permite tener una piscina adaptada a las necesidades y deseos específicos de cada uno. Por último, el potencial de una fuente constante de ingresos pasivos procedentes del alquiler es una ventaja que puede ayudar a compensar los costes de mantenimiento y conservación.

Atractivo estético: Las piscinas de hormigón pueden diseñarse para adaptarse a cualquier tamaño, forma o profundidad, dando a los propietarios el lujo de tener una piscina única y estéticamente agradable.

Inversión a largo plazo: La vida útil de una piscina de obra es mucho mayor que la de otros tipos de piscinas, como las de vinilo o fibra de vidrio. Esto significa que no sólo se puede disfrutar de la piscina durante muchos años, sino que también puede ser una inversión rentable en el futuro.

Revalorización del inmueble: Alquilar una propiedad con piscina puede ser una forma eficaz de generar ingresos adicionales, sobre todo durante los meses de verano. Puede ser una opción especialmente atractiva para quienes poseen casas de vacaciones o propiedades de alquiler. También para quienes no se plantean alquiler su propiedad, pero quieren asegurar el valor de la casa en el largo plazo. 

Ventajas de la protección del mercado

Una piscina de hormigón ofrece una serie de ventajas en términos de protección del mercado. Gracias a la posesión de recursos esenciales, como suministros y equipos para piscinas, los propietarios pueden mantener su ventaja competitiva. Esto se traduce en mayores beneficios y una posición estable en el mercado. Además, las piscinas de hormigón suelen tener una vida útil más larga que otros tipos, lo que las convierte en una inversión sólida para quienes buscan beneficios a largo plazo.

Además, las piscinas de obra ofrecen la flexibilidad de personalizarlas según las necesidades del propietario. Se pueden añadir elementos como spas, cascadas e iluminación para que la piscina resulte más atractiva a los clientes, aumentando así su valor y haciendo más difícil que otros la imiten.

Por último, las piscinas de obra también proporcionan una ventaja competitiva al aumentar el valor inmobiliario de la casa del propietario. El mantenimiento de la piscina puede suponer un aumento del 15% del valor de la propiedad, lo que la convierte en una inversión rentable a largo plazo. Este beneficio de protección del mercado garantiza que la propiedad del propietario siga siendo demandada, incluso en un mercado difícil.

Los propietarios de piscinas de obra proporcionan mejor rendimiento en el largo plazo, menores reparaciones y también mejor revalorización de la finca. Históricamente, el sector de las piscinas ha experimentado un aumento gradual, lo que se ha traducido en rendimientos y dividendos constantes. Además, la demanda de piscinas no depende de las condiciones económicas, lo que la convierte en una opción infalible.

Ventajas del proyecto

Una piscina de hormigón aporta una serie de ventajas que van mucho más allá de su atractivo estético. Una de las principales ventajas de optar por una piscina de hormigón es la posibilidad de reducir la dependencia de las importaciones extranjeras. Al utilizar materiales de origen local, puedes contribuir a la economía local y ahorrar costes. Además, una piscina bien mantenida puede añadir un valor considerable a tu propiedad, haciéndola más atractiva para los posibles compradores.

La personalización es otra ventaja destacable de tener una piscina de obra. Puedes diseñar y dar forma a la piscina para que se adapte a tus necesidades y preferencias específicas, mejorando su funcionalidad y disfrute. Además, puedes añadir elementos como cascadas, fuentes e iluminación para mejorar el atractivo visual de la piscina. Este nivel de control no se consigue con otros tipos de piscinas, por lo que las piscinas de hormigón son una opción muy popular entre los propietarios de viviendas.

Conclusión

En conclusión, invertir en una piscina de obra puede aportar numerosas ventajas, como reducir los inconvenientes en el largo plazo y un aumento del valor de la propiedad. 

Con varios tipos de piscinas de obra, los propietarios pueden elegir el modelo que mejor se adapte a sus necesidades y preferencias. Además, las ventajas de la protección del mercado y los beneficios de los dividendos pueden contribuir a una inversión segura.

Notas relacionadas

Sigue nuestras
Redes sociales

y sabras por qué debes elegir
cubiertas móviles transitables

[instagram feed]